El cuerpo desarolla la capacidad de curarse por si mismo.

El sistema nervioso (cerebro y columna) controla todo en el cuerpo. Cuando el sistema nervioso no funciona bien, el no controla de buena manera todas las funciones del cuerpo.

Esto provoca síntomas y enfermedades y reduce la calidad de vida. Es lo que llaman los quiroprácticos, una “subluxación”. Los quiroprácticos ayudan el cuerpo a quitar las subluxaciones. Así el cuerpo encuentra de nuevo un funcionamiento normal y óptimo y permite que el cuerpo y la mente expresa su potencial perfecto que tiene dentro y que funciona al 100 %.