Estar sentado te mata

Estar sentado te mata

La Medical Billing and Coding Organization
ha publicado recientemente un informe de alto impacto sobre los efectos
de estar sentados demasiadas horas seguidas bajo el título “Sitting is
killing you” (Estar sentado te mata), el estudio describe los efectos
nefastos en la salud y en el rendimiento del tipo de vida al que la
mayoría de las personas nos hemos sometido.

En la línea de ZAR por fomentar la salud
y el rendimiento de nuestros clientes y seguidores, me gustaría
compartir algunos matices de dicho estudio, que seguro encontraréis
interesantes.

Hasta no hace muchos años, que éramos
agricultores o cazadores, casi toda nuestra vida la pasábamos de pie.
Con la introducción de la TV, los ordenadores y los trabajos de
escritorio, pasamos más tiempo sentados que nunca en toda la historia:
9,3 horas por día, incluso más tiempo del que pasamos durmiendo (7,7
horas). Nuestros cuerpos no fueron diseñados para esto, y por eso,
estamos empezando a pagar peaje. Como sugerimos en ZAR, ¡Quizás haya llegado el momento de actuar!

Algunos datos de interés:

  • Estar sentados incrementa el riesgo de muerte el 40%: estar sentados más de seis horas al día nos hace másvulnerables de morir en los próximos 15 años, que alguien que está
    sentado menos de tres horas al día. Incluso (horror) si se hace
    ejercicio. Los estudios demuestran que solo disminuyendo la
    cantidad de horas sentados se soluciona el problema.
  • Estar sentados nos hace engordar: las personas obesas pasan sentadas más de 2,5 horas al día que las personas que no lo son.
  • Entre el año 1980 y el año 2000, el ejercicio practicado se quedó en los mismos niveles, el tiempo sentados aumento del 8% y la obesidad se duplicó.
  • Mientras estamos sentados, no consumimos prácticamente energía, caminando se consume bastante energía y subiendo escaleras mucha más.
  • Los efectos de estar demasiado tiempo sentados no son solo a
    largo plazo, en el momento en el que nos sentamos, el cuerpo inicia
    un proceso de alteración.

Algunos ejemplos de
cómo al estar sentados deterioramos nuestro cuerpo; en cuanto nos
sentamos, la actividad eléctrica en los músculos de las piernas se para.
El consumo de calorías se precipita a… ¡1 por minuto! Las encimas que
facilitan la destrucción de la grasa descienden el 90%. En 2 horas el
colesterol bueno disminuye del 20%, en 24 horas la efectividad de la
insulina disminuye del 24% y aumenta el riesgo de diabetes. Las personas
que trabajan sentadas, tienen el doble de posibilidades de tener
problemas cardiovasculares que las personas que trabajan de pié.

¿Cómo sobrevivir al problema? Para
muchas personas, ocho horas al día de trabajo sentadas son inevitables.
Pero es el tiempo sentados después del trabajo, lo que vuelve un
problema serio en peligroso. Los treinta minutos diarios de paseo
recomendados, no son suficientes. Trata de cortar y levantarte lo más a
menudo posible, cualquier razón es buena, incluso unos instantes. Haz un
poco de estiramientos, da una vuelta por la oficina (caminar consume
entre 3 y 5 veces más calorías que estar sentados), incluso en
situaciones críticas, da una serie de pequeños saltos (oxigena además el
cerebro).

¡Lejos del sofá! Las personas que pasan
más de 3 horas al día viendo la TV, tienen 64% más posibilidades de
morir de ataque de corazón que las que no lo hacen. De estas personas
que pasan 3 horas al día viendo la TV, los que hacen ejercicio están
igual de gordos que los que no lo hacen. Por cada hora añadida enfrente
de la TV, aumenta del 11% la posibilidad de muerte.

Proponeos ese movimiento extra consciente…,
el tiempo sentados es inexorable: suma y sigue a lo largo del día, sea
en la oficina o en el coche. Simplemente caminad, daros una vuelta en
bicicleta, coged las escaleras en vez del ascensor… Y tratar de
interrumpir lo más a menudo posible la posición de sentados. Y cuando no
haya más remedio, no olvidéis adoptar la posición adecuada: estar
echados hacia adelante a 70 grados (comiéndonos la pantalla) no es
bueno, incluso sentados a 90 grados tampoco. Reclinaros a 135 grados,
para disminuir la sobrecarga y tensión en la espalda.

Resumiendo, el cuerpo humano no ha sido diseñado para estar sentado largos periodos de tiempo.
Hace 100 años cuando nos movíamos en el campo o en las fábricas, la
obesidad era básicamente inexistente. Pero desde que no podemos movernos
libremente por el campo abierto, hay que proporcionar a nuestro cuerpo
el necesario movimiento estratégico como lo llamamos en ZAR, para que el
estilo de vida actual no afecte negativamente a nuestra salud y
rendimiento.

¡Buen Movimiento a todos!

 

Fuente: mataro chiropractic y ata pouramini

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies