Técnica Sacro-Occipital

Sabrina Mante, quiropráctica, diplomado del Instituto Francés de Quiropráctica “IFEC”, en Paris, tiene el título de “DOCTOR OF CHIROPRACTIC”, único título reconocido mundialmente en Europa en el campo de la quiropráctica, después de 6 años de estudios y más de 5500 horas lectivas de Carrera.

Dado su pasión por la salud infantil,  después de obtener su titulo de “Doctor of Chiropractic”,  Sabrina hizo una formación con certificación de la ICPA (International Chiropractic Pediatric Association) en técnicas para embarazadas, bebés y niños , y considera que cuidar los más pequeños y sus familiares es cuidar la salud de las generaciones que vienen.  Por eso, se ha formado, entre otros, a una técnica que ayuda mucho a los más pequeños, la técnica sacro-occipital.

La técnica sacro-occipital estimula los mecanismos de la capacidad innata del cuerpo a curarse por sí mismo. a través de una acción sobre la columna vertebral, la pelvis con el sacro, el cráneo, la médula espinal, el líquido cefalorraquídeo y las meninges.

La técnica sacro-occipital, llamada así porque existe una relación entre el sacro (parte baja de la columna) y el occipito (base del cráneo), fue desarrollada por el Doctor en Quiropráctica DeJarnette, en 1925, y consiste en un análisis detallado (entre otros postural, con un posturómetro) y unas correcciones  específicas.

Esta técnica favorece la integridad neurológica y el equilibrio mecánico

 

La técnica sacro-occipital trabaja en la circulación del líquido cefalorraquídeo entre el cráneo y el sacro, aflojando los ataderos de la dura madre. Esta circulación ocasiona movimientos de los huesos del cráneo. El líquido cefalorraquídeo tiene una función de nutrición de los elementos del sistema nervioso central y de amortiguador para el cerebro. Estos movimientos de los huesos del cráneo luego van a difundirse en toda la columna vertebral hasta el atadero de la dura madre en el coxis.

Durante los 6 primeros años de vida, 90% del desarrollo neurológico de su hijo esta terminado. Por eso, es muy importante de hacer un chequeo de su columna vertebral y particularmente detectar la presencia de subluxaciones vertebrales que pueden ocasionar compensaciones en todo el cuerpo y así afectar su salud y su desarrollo global, y eso, también en la edad adulta. Estas compensaciones pueden ocasionar una disminución de la capacidad funcional,  del umbral de estrés (físico, químico o emocional) y entonces una disminución del estado de salud.

Los quiroprácticos son especialistas en ajuste vertebral, su trabajo es detectar y corregir los des alineamientos vertebrales (subluxaciones vertebrales) con suaves ajustes quiroprácticos.

DeJarnette, quiropráctico, llevó a cabo la técnica sacro-occipital. Realizando la importancia de los cuidados quiroprácticos con los niños, desarrolló la técnica  sacro-occipital, para poder ajustar los pacientes de todas las edades, desde el nacimiento, gracias a la seguridad y suavidad de esta técnica. No hay ninguna contra-indicación ni limite de edad.

Al nacimiento, el cráneo tiene varias fontanelas y estructuras entre los huesos, que no están osificadas. Esto le da un cierto grado de flexibilidad y movilidad. Durante el parto, estas suturas pueden superponerse. La técnica sacro-occipital puede normalizar las relaciones entre cada hueso y también los desequilibrios neuromeníngeo.

Hoy en día, notamos un incremento significativo de la frecuencia de las plagiocephalias (deformidades del cráneo, plano de un lado o detrás) en los recién nacidos. En este caso, las técnicas específicas de modelado pueden ser aplicadas para normalizar las disfunciones intraoseas y devolver al cráneo su forma armoniosa. Esta técnica se aplica también a los adultos.

Al trabajar en los huesos del cráneo, la presión en las heridas de salida de los nervios del cráneo esta disminuida, y permite así lograr resultados muy buenos en los cólicos de lactante, reflujos, problemas de sueño, estrabismo, problemas de equilibrio, problemas respiratorios, tortícolis congenital, problemas para coger el pecho, hiperactividad, dispraxia, dislexia,  retraso para andar o hablar, autismo, problemas de memoria, concentración, y emocional…

También, gracias a la estabilidad de la pelvis obtenida, la columna se mantiene recta, por eso se notan muy buenos resultados en las desviaciones de columna (escoliosis). Igualmente, el trabajo en la pelvis y en el cráneo, ayuda a restablecer una mejor oclusión dental.

Muchos médicos y matronas, recomiendan que todos los recién nacidos, no importa el parto (cesárea, parto por vía vaginal, forceps, ventosa), sean ajustados por un quiropráctico titulado justo después del parto, para asegurarse de un crecimiento y de una salud futura óptima.

También, gracias a la estabilidad de la pelvis obtenida, la columna se mantiene recta, por eso se notan muy buenos resultados en las desviaciones de columna (escoliosis). Igualmente, el trabajo en la pelvis y en el cráneo, ayuda a restablecer una mejor oclusión dental.

” Los niños merecen la mejor posibilidad de expresar la salud y su potencial máximo. Es el sistema nervioso de un niño quien controla su desarrollo asombroso y la persona que ellos llegaran a ser. Al saber esto, es imperativo que su sistema nervioso trabaja correctamente para que esto ocurra, los niños deben crecer sin subluxaciones vertebrales. La quiropráctica es la mejor esperanza para el sistema nervioso de desarollarse sin subluxación vertebral. La quiropráctica es un modo seguro y natural de ayudar a los niños a desarollar su potencial óptimo. El tratamiento quiropráctico para los niños empieza durante el embarazo. Todos los niños merecen tener chequeos de su sistema nervioso por un quiropráctico. El cuidado de la  familia es la esencia de la quiropráctica.”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies