¿Cuál es la nutrición optima? Dar a nuestras células lo que necesitan y evitar aquello que le resulte tóxico o interfiera con su funcionamiento para conseguir niveles de energía elevados y constantes, mente despierta y con capacidad de concentración, resistencia a infecciones, buenas digestiones, mejor tolerancia al estrés y un envejecimiento adecuado. Se ha demostrado que el ensuciamiento celular es la causa de muchas patologías. Ensuciamiento que en gran parte se debe al hecho de que la mucosa del intestino delgado puede volverse hiperpermeable cuando es sometida a la agresión de distintos agentes como bacterias malas, medicamentos y ciertos alimentos difícilmente digeribles, especialmente los cereales refinados, lácteos y derivados.

Idealmente deberíamos ingerir sólo 1 g de proteína animal por kilogramo de peso corporal al día. Esto ayuda a mantener el pH fisiológico de la sangre, de 7.36, ligeramente alcalino. Si la dieta es demasiado proteica los restos metabólicos tienden a acidificar la sangre. Para compensar debemos ingerir suficientes verduras, frutas y legumbres, ricas en vitamina y sales minerales orgánicas. Si no las ingerimos, el cuerpo recurre a las reservas de sales minerales almacenadas en los músculos y huesos para compensar la acidez. La tendencia a la acidez metabólica es una de las causas de inflamación crónica.

Hay que saber que las verduras, legumbres y frutas no ecológicas tienen pocos minerales. Además contienen trazas de pesticidas, herbicidas y metales pesados. Por lo tanto se aconsejan solo verduras, legumbres y frutas de cultivo ecológico.

ALIMENTOS PERMITIDOS

Pescado blanco o azul de calidad, plancha o cocido.

Pollo de calidad (criado al aire libre o ecológico).

Huevos ecológicos o camperos, escalfados, pasados por agua o a la plancha.

Arroz integral, mijo, quinoa, trigo sarraceno.

Centeno y avena. En función de la TOLERANCIA del paciente.

Legumbres

Frutas deshidratadas: dátiles, higos…

Frutos secos: almendras, nueces, avellanas, etc. (Siempre crudos).

Semillas: pipas de girasol, calabaza, lino, sésamo. (Agregar a las ensaladas)

Frutas frescas y de temporada, siempre fuera de las comidas excepto la piña y la

papaya que se pueden tomar después de comer. También se pueden tomar en

forma de licuados.

Verduras y hortalizas crudas o ligeramente cocinadas.

Aceites vírgenes de primera presión en frío.

Agua filtrada o mineral.

Leches vegetales: bebida de avena, arroz, avellana, almendra…(evitar la de soja)

Zumos y licuados de verduras caseros.

Sal integral (sal marina no refinada, sal del Himalaya o sal Gris de Bretaña).

Todo tipo de especias. La cúrcuma es una especia muy antiinflamatoria (Agregar a cremas de verduras, arroces…)

Azúcar integral de caña. Miel.

ALIMENTOS PROHIBIDOS

Leche y productos lácteos. (Excepto kéfir y/o yogurt de leche bio, preferiblemente no pasteurizada y sin azúcar).

Alimentos que contengan trigo o maíz: pan, pastas, pizzas, cuscús, bollería, repostería, galletas, cereales de desayuno, palomitas de maíz, maíz dulce…

Carne roja común y charcutería (jamón york, chopped, mortadela, lonchas de pavo).

Almejas, mejillones, navajas y/o berberechos.

Congelados, ahumados y productos envasados o en conserva, que estén conservados con aditivos, colorantes y conservantes tóxicos o cancerígenos.

Margarina y aceites comunes comerciales refinados (girasol, oliva, maíz…).

Frutos secos tostados, fritos y/o salados.

Azúcar y productos que los contengan (bollería, dulces, refrescos…).

Edulcorantes (Sustituir por stevia).

Sal refinada.

Refrescos normales y light. Alcohol.

Para mejorar las digestiones puedes tomarte las siguientes infusiones después de cada comida:

1. Poner a hervir semillas de hinojo y anís con agua de botella o filtrada. Dejar que hiervan 1 minuto, apagar el fuego y añadir ortiga verde. Dejar reposar durante 1 minutos filtrar y tomar sin azúcar. (Puedes añadirle un poco de miel o stevia)

2. Poner a hervir 1⁄2 limón de cultivo ecológico con 2-3 rodajas de jengibre y/o canela (1⁄2 bastoncillo o 1⁄2 cucharita). Apagar el fuego cuando el agua empieza hervir y dejar reposar. Filtrar y tomar sin azúcar.

(Estas infusiones nos ayudarán a descongestionar las vías hepáticas y biliares. Además tienen un efecto antiinflamatorio para el intestino y disminuye la formación de gases).

ES NECESARIO REALIZAR LA DIETA DURANTE UN PERÍODO MÍNIMO DE 3 A 6 SEMANAS, EN FUNCIÓN DE LA SINTOMATOLOGÍA DEL PACIENTE

TODA PATOLOGÍA PUEDE BENEFICIARSE DEL TRATAMIENTO DIETÉTICO O DE UN CAMBIO EN LA ALIMENTACIÓN

Ana Guerrero Romero D.C.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies